CNID en STI Forum de la ONU

Nuestra encargada de medioambiente, Xaviera de la Vega, expuso sobre las agendas de Recursos Hídricos y Resiliencia ante desastres, y su relación directa con los ODS 6 y 11: “Agua limpia y saneamiento” y “Ciudades y comunidades sostenibles”.
Ambas podrían transformarse en las hojas de ruta de Chile para cumplir esas metas al 2030.

La ciencia, la tecnología y la innovación son cruciales para el impacto transformador de los Objetivos de Desarrollo Sostenible. Con esa hipótesis, se realizó en Nueva York el 5 y 6 de junio el Foro STI 2018. Se trata de la tercera versión de esta reunión anual que invita a funcionarios de las Naciones Unidas, líderes en el campo de la ciencia y la tecnología y otros, de todo el mundo, para compartir la experiencia en tecnología sostenible y explorar los esfuerzos de colaboración para lograr los ODS.

Este año, el Foro se enfocó en el tema “Ciencia, Tecnología e Innovación para sociedades sostenibles y resilientes”. Su objetivo es crear un espacio de interacción “para identificar y examinar las necesidades y las lagunas tecnológicas, incluidas las relacionadas con la cooperación científica, la innovación y la creación de capacidad, y también para facilitar el desarrollo”.

El CNID fue el único organismo chileno que participó, con el fin de mostrar el trabajo que se ha hecho en relación a los ODS 6 y 11 con las agendas de Recursos Hídricos y Resiliencia ante desastres. “Fue muy reconfortante ver que la línea de acción recomendada por la ONU es muy similar a la que el CNID ha empujado, con mesas de trabajo multiactores y multisectoriales”, explicó nuestra representante, la encargada de medioambiente del CNID, Xaviera de la Vega. “El Foro recomendó a los países desarrollar estrategias nacionales de CTI para los ODS a través de Hojas de Ruta. Eso permitiría medir la integración, el seguimiento y los resultados, y es una mirada que ya hemos aplicado como CNID a las agendas de Agua y Resiliencia, que podrían transformarse en esas hojas de ruta de los ODS 6 y 11 para Chile”.

Este foro en particular se orientó a 5 de los 17 objetivos que son los más ligados a desafíos medioambientales (6,7,11,12 y 15). “En ese sentido, fue muy valioso conocer cómo las naciones han enfrentado estos desafíos a través de la CTI en materia de escasez hídrica, eficiencia hídrica y energética, smart cities, alertas tempranas ante desastres naturales, reciclaje de materias primas, economía circular, integración de la flora y fauna nativa en los suelos agrícolas y urbanos. Todos son desafíos que tenemos en Chile y que también estamos abordando, por lo tanto fue un espacio fecundo para intercambiar y colaborar”, contó Xaviera de la Vega.

Algo particular del Foro, es que convoca no sólo los representantes de las naciones sino también de empresas, universidades, ONGs y de comunidades indígenas. “Fue una tremenda vitrina, pero también una oportunidad porque nos permite exportar los aprendizajes y generar alianzas con otras iniciativas (….) La diversidad de actores hizo el diálogo aún más rico, diverso y a veces con visiones contrapuestas para enfrentar los objetivos”, explicó Xaviera de la Vega, “pero hubo consenso en que para abordar estos desafíos complejos se requiere la acción coordinada entre academia, empresas y el sector público. Otro consenso importante es que, a pesar de tener diferentes formas de enfrentar los ODS y sus enfoques, la CTI es promovida como catalizador para alcanzar los 17 objetivos de desarrollo sostenible con sus 169 metas al 2030”.

La ciencia, la tecnología y la innovación ya tomaron un lugar protagónico en la discusión de los ODS, según confirmó la propia Marie Chatardová, Presidente del Consejo Económico y Social: “Nadie puede ignorar el papel fundamental de la ciencia, la tecnología y la innovación en avanzar el impacto transformador de la Agenda 2030. La ONU tiene una misión claramente definida en ella: estamos resueltos a liberar al mundo de la pobreza y la necesidad, y de sanar y proteger nuestro planeta. Estamos decididos a dar aquellos pasos audaces y transformadores que se necesitan con urgencia para cambiar el mundo hacia un camino sostenible y resistente “.

María Luiza Ribeiro Viotti, Jefa de Gabinete del Secretario General de la ONU, fue más lejos diciendo que “las aspiraciones de la Agenda 2030 no pueden ser por negocios, como siempre”. Y aunque el papel vital de la CTI está claro, también son evidentes los cuidados que es necesario tener, según subrayó Liu Zhenmin, subsecretario general de Asuntos Económicos y Sociales: “Todos deben trabajar conscientemente para aumentar los beneficios y limitar los impactos negativos de los avances tecnológicos”. ¿Por qué? Porque si bien las nuevas tecnologías son una gran promesa -en campos como la inteligencia artificial y la robótica-, en la reunión se advirtió que también conllevan riesgos que deben tenerse en cuenta, como el agravamiento de la desigualdad.

“Son temas globales y quedó claro que existen más interrogantes que respuestas sobre cuáles serán los beneficios y perjuicios, y cómo se debe avanzar en la generación y fortalecimiento de capacidades en las personas”, explica desde el CNID Xaviera de la Vega.

 

Santiago, miércoles 13 de junio de 2018

2018-06-13T13:51:07+00:00
X