Estrategia 2018-01-29T15:07:33+00:00

Estrategia Nacional de Innovación

CTI para un nuevo pacto de desarrollo sostenible e inclusivo. Orientaciones estratégicas de cara a 2030 tras diez años de trayectoria

Publicada en mayo de 2017, esta estrategia insta a reconocer que vivimos una época global de cambios acelerados, donde la CTI es desafiada desde el anhelo de un desarrollo que no puede eludir la integración de las dimensiones económica, social y ambiental. En otras palabras, no hay desarrollo futuro posible para Chile sin el aporte de las ciencias, las tecnologías y la innovación.

Ella parte por establecer la urgente necesidad de transformar nuestra forma de concebir y abordar lo que entendemos por desarrollo, y muestra cómo el cultivo de la CTI puede ayudarnos a hacer más fluido y fructífero este tránsito, sincerando las fortalezas y debilidades de nuestro avance en este campo.

Se concluye con un conjunto acotado de propuestas transformadoras que, desde esta renovada perspectiva, se hacen cargo de preocupaciones permanentes del CNID, buscando dar un nuevo impulso al aporte de la CTI a nuestro desarrollo y convivencia. La preocupación permanente de que el país haga una mayor inversión en este ámbito, se refuerza al comparar la inversión actual de Chile en I+D+i con la que tenían países OECD intensivos en recursos naturales, cuando su PIB era similar que tenemos hoy. El resultado es devastador: hace más de 40 años, todos ellos ya invertían en esta materia cerca del 1% del PIB entre el sector público y privado. Chile lleva años estancado en un 0,38%.

Las recomendaciones del CNID incluyen incrementar y diversificar las fuentes de financiamiento, movilizando e incentivando una mayor inversión del sector privado, junto a un mayor aprovechamiento de los recursos públicos. Esto generando espacios donde pueda materializarse el aporte de las ciencias, tecnologías e innovación a los desafíos que enfrentamos como país, junto con capacidades que nos preparan mejor para el futuro.

Cinco medidas de la Estrategia Nacional de Innovación

RETOS NACIONALES PARA EL DESARROLLO

JUNTAS DE INVERSIÓN PARA I+D+i SECTORIAL

UN ESTADO QUE COMPRENDE Y SE ANTICIPA

BANDA ANCHA DE VISVIRI A CABO DE HORNOS

CIENCIA, TECNOLOGÍA E INNOVACIÓN EN EL CORAZÓN DE LAS ESCUELAS

Retos nacionales para el desarrollo

Generar valor al mundo haciéndose cargo de retos y oportunidades propios de Chile con el aporte de la CTI

¿Cómo?

Acordando un procedimiento que —incorporando las preocupaciones de la gente— permita seleccionar grandes desafíos país donde la CTI pueda hacer una contribución relevante, con un horizonte de al menos diez años.

Los retos a abordar deben considerar los siguientes criterios: responder a una condición singular de Chile; orientarse por propósitos que respondan a problemas o necesidades relevantes; contar con el potencial de generar valor para el mundo; tener una justificación poderosa de la necesidad de invervención especial del sector público; y contribuir positivamente a la sostenibilidad ambiental y a la cohesión social, y que dicha contribución sea claramente evaluable. Asimismo el plan de implementación tiene que asegurarse en su diseño y ejecución de énfasis transversales a todos los retos: Desarrollo de las las habilidades para la innovación y la complejidad en todo el sistema de formación y capacitación; la consideración de criterios de equidad, en particular integrando los distintos territorios de Chile y generando oportunidades para las Pymes, y la dimensión ambiental haciéndose cargo de la gestión del capital natural sobre el que se sostiene el bienestar humano.

Durante 2017 se ha avanzado generando encuentros con actores vinculados para comprender el estado de situación en torno a distintos retos, así como proyectar acciones futuras que puedan ser abordadas desde el trabajo del CNID. Además, se implementó una plataforma abierta (Más Goles para Chile) que permitió ver el grado de sensibilidad ciudadana en torno a un primer levantamiento de seis retos.

Implementar esta propuesta permitiría:

  • Poner a Chile en el mapa mundial, al liderar un área que genere reconocimiento internacional.
  • Dejar atrás la clásica discusión de selectividad dando un giro hacia desafíos-país que pueden ser transversales en cuanto a los sectores productivos involucrados.
  • Generar un impacto cultural que provoque sentido de pertenencia nacional al potenciar áreas donde Chile puede ser líder mundial.
  • Convertir a Chile en un foco de atracción para emprendedores de todo el mundo que quieran cambiar el juego en el tema escogido.
  • Generar impactos sociales y económicos distintos según el reto escogido. Por ejemplo, en materia de recursos hídricos, disminuir significativamente los 50 mil millones de pesos que el Estado gasta en un año repartiendo agua a sectores que no cuentan con ella. Asimismo, en materia de resiliencia frente a desastres, cada peso invertido en prevención tiene una razón de costo/beneficio de al menos 2,3 pesos.

Juntas de inversión empresariales para I+D+i sectorial

Abordar colectivamente los desafíos sectoriales que enfrentan nuestras empresas aprovechando la CTI

¿Cómo?

Estableciendo una contribución obligatoria para realizar I+D+i en torno a los desafíos colectivos sectoriales, bajo la conducción y administración de las empresas del sector organizadas con este fin.

Se propone establecer un mecanismo que facilite la realización de iniciativas colectivas sectoriales de I+D+i de largo plazo, consistente en una contribución de un porcentaje por parte de las empresas con ventas superiores a cien mil UF a un fondo para programas de I+D+i de beneficio sectorial colectivo, bajo la conducción de una junta representativa de las firmas del sector.

En 2017 se avanzó en identifcar (con consulta a expertos) mecanismos legales alternativos para su implementaci{on. Además, se realizaron reuniones con distintos representantes de gremios sectoriales para profundizar el diseño e ir generando adhesión.

Implementar esta propuesta permitiría:

  • Garantizar el futuro crecimiento de las industrias que trabajan en extracción de recursos naturales, dándoles la posibilidad de anticiparse a las demandas de nuevos estándares productivos, sociales y de sostenibilidad.
  • Casi duplicar, sin costo para el Estado, la inversión en I+D+i del país.
  • Crear un mecanismo de recaudación para cada sector y, al mismo tiempo, evitar que haya empresas que no contribuyan al esfuerzo, a pesar de verse beneficiadas por los resultados de las iniciativas.
  • Ofrecer un mecanismo expedito y flexible de operación, porque permite que el propio sector privado, bajo supervisión del sector público, gestione los recursos reunidos y decida en qué ítems de I+D+i va a invertir.

CTI para un Estado que comprende y se anticipa

Desarrollar las capacidades de abordar desafíos públicos con el aporte de la CTI

¿Cómo?

Destinando un porcentaje del gasto total de cada ministerio para el financiamiento de la I+D+i, que responda a desafíos de largo plazo y temas de relevancia pública, concordados transversalmente.

Esta propuesta surge de la convicción de la necesidad de un Estado con mayores capacidades de comprensión, adaptación y anticipación. Sobre todo de un Estado más abierto a la inteligencia colectiva y a la innovación de la sociedad.

En este proceso obligará a repensar de manera radical la forma de organizar el Estado y su forma de relacionarse con la ciudadanía, así como de un involucramiento mayor y más sistemático del sector público con los centros nacionales de generación de conocimiento y desarrollo tecnológico. En este último aspecto es clave el rol del futuro Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación.

Durante el segundo semestre de 2017 se avanzó en identificar distintas opciones presupuestarias con el apoyo del Ministerio de Hacienda.

Implementar esta propuesta permitiría:

  • Mejorar la calidad de las políticas públicas, haciendo uso de un recurso que el Estado ya financia: el conocimiento de los científicos y la inversión pública en apoyo al desarrollo tecnológico e innovación.
  • Permitir que los avances científicos y tecnológicos sean incorporados en las políticas públicas en forma oportuna, con asesoría del más alto nivel.
  • Apoyar a los gobiernos en el abordaje de temas que van más allá de la coyuntura.
  • Anticiparse a los efectos de las olas de cambio tecnológico y de fenómenos emergentes.
  • Fortalecer la capacidad de contraparte de los ministerios frente a quienes desarrollan los proyectos o programas de I+D+i.
  • Aumentar la inversión en I+D+i del Estado, sin una inyección de nuevos recursos.

Banda ancha y Estado digital desde Visviri a Cabo de Hornos

Dotar al país de la principal infraestructura habilitante para ser parte del mundo

¿Cómo?

Promoviendo una amplia digitalización de los servicios que realiza el Estado, de forma que se generen condiciones de infraestructura digital de calidad, uno de los pilares de inclusión del siglo XXI. De esta forma, se genera una mayor demanda que incentive la inversión relacionada y permita el intenso despliegue de las redes y su aprovechamiento por parte de las pymes y la ciudadanía.

Durante el segundo semestre de 2017 se constituyó una mesa público privada para profundizar en esta propuesta, específicamente, con el propósito de formular recomendaciones para apoyar su implementación.

Convocando a un conjunto de expertos y profesionales de Corfo, Subtel, País Digital, Consejo de Políticas de Infraestructura, Universidad de Chile y empresas de telecomunicaciones (Entel, VTR, Telefonica) y considerando un conjunto de estudios financiados por el Fondo de Inversiones Estratégicas del Ministerio de Economía, Corfo y Subtel, esta mesa publicará a fines del mes de enero de 2018 el documento “Infraestructura de banda ancha para el Chile del siglo XXI”.

En esta propuesta se considera la fibra óptica como espina dorsal de esta infraestructura, dejando la última milla o última cuadra en manos de diversas opciones entre las cuales competirán tecnologías fijas e inalámbricas, entre ellas fibra óptica y 5G. Por ello, la construcción de una infraestructura de banda ancha basada en fibra óptica requiere también, como esfuerzo paralelo y convergente, un salto en materia de regulación del espectro radioeléctrico acelerando los preparativos técnicos para el despegue de 5G en Chile.

Implementar esta propuesta permitiría:

  • Garantizar igualdad de oportunidades al conectar a todos los ciudadanos, favoreciendo a los gobiernos regionales y municipios sobre todo de zonas apartadas.
  • Crear un sistema robusto de comunicaciones resistente ante desastres naturales.
  • Ofrecer nuevas oportunidades para el emprendimiento.
  • Permitir el avance del Estado Digital, democratizando el acceso de todas las personas a los servicios públicos.
  • Posibilitar el desarrollo de nuevas industrias y servicios (telemedicina, fabricación digital, big data, industrias 4.0) y potenciar las que ya existen.

Ciencia, tecnología e innovación en el corazón de las escuelas

Cultivar una cultura de innovación

¿Cómo?

Llevando la CTI a todas las escuelas y liceos públicos de Chile, a través de iniciativas alineadas al currículo, diseñadas y ejecutadas entre científicos y educadores para diseñar espacios de encuentro y codiseño entre los mundos de la ciencia y la educación.

Entre los años 2016 y 2017 -en alianza con Conicyt, distintas direcciones del Ministerio de Educación, la División de Innovación del Ministerio de Economía, y los Centros de Creación del Centro Nacional de la Cultura y de las Artes-, se ha logrado vincular 32 escuelas de distintos territorios con investigadores de diversas áreas del saber, identificando más de ochenta ofertas e implementando iniciativas que han dialogado con los currículos asociados, poniéndolos en sintonía con los avances de la ciencia y tecnología.

A partir de marzo de 2018, en colaboración con Explora de Conicyt, esta iniciativa será escalada progresivamente´en los establecimientos educacionales, a medida que se instalen los Servicios Locales de Educación de la Nueva Educación Pública.

Implementar esta propuesta permitiría:

  • Instalar las ciencias, la innovación y las tecnologías como una prioridad nacional y un factor clave para su desarrollo.
  • Que el Estado implemente un programa ya probado que le cambie la cara a la educación pública.
  • Que las escuelas públicas mejoren su calidad y aumenten su visibilidad.
  • Que los alumnos potencien y mejoren las denominadas competencias de futuro y su rendimiento en PISA
  • Aprovechar subvenciones escolares.
  • Aprovechar recursos de divulgación obligatorios asociados al financiamiento de I+D.
  • Generar un mecanismo de retribución social para quienes ya han sido becados por el Estado.
  • Que los científicos y emprendedores tecnológicos encuentren un nuevo espacio de desarrollo y emprendimiento, vinculando su quehacer con un rol social.
X