Como punto de partida de la discusión, el presidente del Consejo de Innovación, Eduardo Bitran, destacó los cambios de tendencia experimentados en la industria alimentaria, la que pasó de un enfoque en la oferta a una orientación en las demandas del consumidor, cada vez más interesado en su bienestar y salud.
A partir de ello, planteó que el desafío de convertir a Chile en Potencia Alimentaria debe incluir no sólo la tarea de mejorar nuestra competitividad en los rubros en que el país tiene hoy posiciones de liderazgo, sino también comenzar a abrir espacio a nuevos negocios más sofisticados en el área de ingredientes alimentarios de segunda generación.
En el marco de este diálogo se acordó con los actores evaluar el reforzamiento de las capacidades nacionales de I+D en esta área, además de requerimientos específicos de infraestructura de los laboratorios de análisis químico y de plantas piloto para el desarrollo de nuevos productos. A partir de esta comprensión debieran definirse posteriormente los roles que cabrían al Estado y a los privados en el desarrollo de este sector que se prevé como uno de los de más alto crecimiento futuro en la economía mundial en los próximos años.

Reconocimiento a Premio Nacional de Ciencias

En la oportunidad el Consejo de Innovación reconoció a labor de José Miguel Aguilera, ingeniero químico y doctor en Tecnología de los Alimentos, por su aporte en el estudio de las estructuras de los alimentos para hacerlos más funcionales y saludables, lo que le valió recientemente el Premio Nacional de Ciencias Aplicadas y Tecnológicas 2008 por sus más de 30 años dedicados al desarrollo de la tecnológica de alimentos y su establecimiento de una comunidad científica nacional.

26 de noviembre de 2008