El pasado miércoles 13 de mayo representantes del Consejo Nacional de Innovación para la Competitividad (CNIC) y autoridades académicas de la Universidad Austral de Chile (UACh), se reunieron a debatir la estratégia que lleva el Consejo en materia de Transferencia de Tecnología y Emprendimiento.
En la ocasión, el Secretario Ejecutivo del CNIC, Leonardo Mena, junto a Juan Pablo Toledo, asesor de CNIC en materia de Transferencia Tecnológica, pudieron discutir con el Vicerrector Académico, Dr. Óscar Galindo, el Director de Investigación y Desarrollo, Dr. Ernesto Zumelzu y los encargados de las oficinas espacio i3 y Gi2, Mauricio Lorca y Alex Moscoso, todos de la UACh, sobre los alcances de esta iniciativa que creará los denominados centros CITEs, los cuales se focalizarán en regiones y estarán conformados por asociatividad entre distintas universidades.
Según lo planteado en la ocasión por Leonardo Mena, la función que está asumiendo el CNIC en esta materia es promover Políticas e instrumentos en un área que hoy se considera como deficitaria. De este modo, lo que se busca es «generar las capacidades que permitan valorizar los resultados de la actividad de investigación y ponerlos a disposición del mercado y la sociedad, lo que a la vez beneficiará directamente a las Universidades que estarían aportando con sus investigaciones. Este esfuerzo va más allá del proceso jurídico asociado a la propiedad intelectual, tiene que ver con la estrategia que cada institución o conjunto de instituciones, aborda para desarrollar su actividad de investigación y el impacto de sus resultados”, enfatizó.
Así mismo, se refirió al rol que deben cumplir las universidades y los centros de investigación en esta materia, considerando los importantes avances que han logrado conseguir en los últimos años en la implementación de distintas capacidades de gestión, desarrollos en propiedad intelectual, políticas y estrategias institucionales. Al respecto aseguró que “Este proceso se ha desarrollado con posterioridad al logro de la excelencia en las actividades científico-académicas, permitiendo ampliar la misión de estas instituciones, las que actualmente están buscando el impacto social de estos resultados. Por ello, nuestro objetivo es adaptar un diseño, basado en las mejores prácticas y experiencias internacionales, que permita sintonizar la actividad científica de excelencia con las capacidades de gestión de negocios”.
La formación de estos centros CITEs, tendrán un enfoque territorial y un funcionamiento sistémico asociativo, lo que permitirá proveer de capacidades en servicios, gestión y transferencia tecnológica conjunta. En estos centros tendrán directa participación los investigadores o emprendedores, pertenecientes las universidades e instituciones asociadas.

25 de mayo de 2009