Realizado por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico, OCDE, el estudio entrega información y propuestas de implementación de políticas claves para potenciar en Chile un sistema de formación técnico-profesional que permita mejorar la productividad y los procesos de innovación empresarial.

La iniciativa surgió luego que el Consejo Nacional de Innovación para la Competitividad, CNIC, señalara que una rápida acumulación de capital humano técnico profesional, en la cantidad y calidad apropiadas, puede contribuir en forma decisiva a mejorar la productividad de las empresas y potenciar los procesos de innovación que ocurren al interior de éstas. Por su parte, el Ministerio de Educación ha relevado el tema creando una Comisión destinada a avanzar en la implementación de medidas destinadas a fortalecer esta modalidad formativa en sus niveles secundario y postsecundario.

En este sentido, el CNIC en conjunto con el MINEDUC encargaron a la OCDE un estudio focalizado que entrega información y propuestas de implementación de políticas claves para potenciar en Chile el sistema de formación técnico-profesional, con foco en los siguientes temas: Marco de Cualificaciones, Balance entre competencias genéricas y específicas y; vinculación entre la formación técnico profesional y la actividad productiva.

Este trabajo se enmarca en una Revisión Temática sobre Formación Técnica y Vocacional que la OECD está desarrollando, desde 2008, con el fin de identificar las opciones de política a partir de un análisis comparado de las trayectorias y situación actual de los sistemas de formación-técnica en los países participantes de este organismo.

De esta forma, los resultados del estudio para Chile fueron presentados por el experto de la OECD, Sr. Simon Field, en un seminario que se realizó el pasado martes 1° de diciembre. En la ocasión, estuvieron presentes la Ministra de Educación, Mónica Jiménez, además del presidente del CNIC, Eduardo Bitran. Asimismo, se realizó un panel de análisis en el que participaron Cristobal Philippi, secretario general de la SOFOFA, Guillermo Sherping, dirigente nacional de la CUT, y Hernán Araneda, presidente de la Comisión de Formación Técnico Profesional.

En la ocasión, el presidente del CNIC destacó que en el contexto de un sistema de aprendizaje a lo largo de la vida es clave enfatizar el desarrollo de competencias básicas, genéricas e interpersonales, en la formación técnica a nivel secundario y terciario. «Se trata de evitar que los estudiantes entren a un callejón sin salida, en una economía en que la clave es la capacidad de aprender y adaptarse a un ambiente cambiante en que las tecnologías se renuevan constantemente», señaló.

Asimismo, enfatizó en la necesidad que de que «mientras se avanza hacia un marco de calificaciones, se debe ir en la misma dirección articulando los niveles formativos en función de resultados y no de años, facilitando la entrada y salida permanente del trabajo a la formación de acuerdo a las vocaciones y oportunidades que se generan en el desarrollo de la vida laboral».

Por su parte, la Ministra Jiménez señaló que este «es un tema trascendental para Chile y hemos logrado darle un impulso importante trabajando en conjunto con la Consejo de Innovación, porque así debe ser”. Además, explicó que “Este informe internacional viene a confirmar que las líneas que Chile eligió como prioritarias están correctas. También nos entregó información sobre cuáles son las dificultades que tuvieron otros países en el camino que estamos emprendiendo”.

02 de diciembre de 2009