En la cita se presentó un estudio de McKinsey Global Institute (MGI) que plantea que Chile podría hasta duplicar sus tasas de crecimiento mejorando su productividad. En la ocasión, el presidente del CNIC destacó que para ello se requiere el esfuerzo mancomunado del sector público y la empresa privada.

La necesidad de mejorar la productividad es hoy una preocupación tanto del sector público como del mundo privado con miras a crecer con más dinamismo y a alcanzar el desarrollo, según mostró el seminario “Productividad: La batalla que viene” organizado en conjunto por el Consejo Nacional de Innovación para la Competitividad (CNIC), Icare y la Confederación de la Producción y el Comercio (CPC).

En la exposición de apertura del encuentro, Eduardo Bitran, presidente del CNIC, explicó que “el factor fundamental que determinará la posibilidad que tenga Chile para llegar al desarrollo hacia el 2020 será la capacidad para incrementar la Productividad Total de Factores o, dicho de otra forma, la capacidad de generar más valor con los mismos recursos”. El problema es que los datos más recientes indican que en la última década el crecimiento de la Productividad Total de Factores (PTF) ha sido nulo en Chile y que esta es la causa principal que explica la caída a la mitad de la tasa de crecimiento de nuestra economía, respecto del nivel alcanzado la década anterior.

Bitran remarcó que, en el corto plazo, el desafío se puede enfrentar mejorando las prácticas de gestión o incorporando tecnologías o elevando las competencias laborales de la fuerza de trabajo en las empresas existentes. Sin embargo, la convicción del Consejo de Innovación es que, en el mediano y largo plazo, la manera de elevar la productividad y la competitividad del país es generar una inflexión hacia la Economía del Conocimiento, lo que supone un proceso de “diversificación de nuestras exportaciones hacia bienes y servicios con mayor contenido de innovación y capital humano de calidad, en un contexto de creciente flexibilidad microeconómica que le permita a nuestra economía enfrentar de mejor manera los shocks externos”.

El presidente del CNIC remarcó que estimular la innovación empresarial es un desafío que debe comprometer el esfuerzo mancomunado del sector público y la empresa privada. “La tarea del Estado –explicó- es completar una ecología para el emprendimiento y la innovación que responda a las señales del mercado y que, fundamentalmente, apoye la creación de capacidades en el ámbito privado para facilitar que los proyectos puedan superar el llamado “valle de la muerte” en el proceso de emprendimiento. Pero además, junto con promover mercados competitivos, el Estado debe agilizar los esquemas de incentivos pecuniarios que estimulen a las empresas existentes a invertir en innovación y capital humano especializado”.

Añadió, en tanto, que “el desafío para el sector privado es promover, al interior de las empresas, prácticas que incentiven la innovación y al mismo tiempo desarrollar capacidades de coordinación entre empresas que les permitan identificar, por un lado, bienes públicos y capacidades comunes requeridas, y por otro, regulaciones y/o desregulaciones que son fundamentales para la competitividad de sus sectores”.

Cómo duplicar el crecimiento

En el seminario realizado este jueves 17 de diciembre en CasaPiedra y al que asistieron más de un centenar de empresarios y representantes del sector público se presentó el informe “Chile x 2: La productividad nos puede llevar a duplicar el crecimiento y mejorar el bienestar de Chile”, desarrollado por McKinsey Global Institute (MGI).

Diversas instituciones estiman que el PIB per cápita para este 2009 alcanzará los US$ 14.200 con una proyección al 2020 de 18.900 dólares. Sin embargo, el estudio de Mc Kinsey sostiene que Chile tiene la potencialidad para llegar a un PIB per cápita potencial de US $27.400 a 2020.
El estudio analizó en detalle los distintos sectores productivos identificando tres grandes áreas que se pueden intervenir para lograr mejorar en el corto y mediano plazo: excelencia operacional de las empresas, regulaciones sectoriales y laborales y cambios culturales.

11 de diciembre de 2009