Con la charla titulada «Puede ser Chile líder en innovación: una perspectiva desde la ingeniería», el profesor de la U. de Chile y Premio Nacional de Ciencias Aplicadas fue el encargado de plantear un interesante debate en torno al estado de la innovación en Chile.

La actividad se enmarcó en el ciclo de seminarios mensuales que organiza el Instituto de Ingenieros de Chile, ocasión en la cual abordó la problemática desde la pregunta que surgía en los años ´90: «¿Puede haber innovación en Chile?». Al respecto relevó la importancia del cambio en conciencia política que se empieza a gestar a comienzos del nuevo milenio, con el reconocimiento de la necesidad de Innovación para desarrollo.

«Chile vivió un escenario favorable para el crecimiento en los ´80 y ´90 debido a reformas económicas, reducción de la tasa de inflación, caída del riesgo y mejoras en infraestructura, privatizaciones», comentó el Director del Instituto Sistemas Complejos de Ingeniería. «Pero esto se dio una sola vez; por sí solo no permite mantener una dinámica de crecimiento sostenido», agregó, desatacando además que, por lo tanto, el próximo salto debe ser promover la innovación empresarial diversificada por medio de la ciencia, la tecnología y el capital humano avanzado.

Avances y desafíos

El profesor Weintraub sostuvo que, si bien hay destacados casos de éxito en cuanto a innovación empresarial en Chile (citó los ejemplos de LAN, Jumbo, Falabella y Crystal Lagoons), estos han sido aislados y básicamente fueron costosas apuestas individuales. Problemas culturales, legales, en empresas y apoyo a emprendedores hace que no exista un ambiente que promueva la innovación a modo de una fuerza que empuje al desarrollo de ésta.

Sin embargo, se ha avanzado bastante. El académico de la Universidad de Chile destacó el apoyo a la ciencia básica por medio de los concursos de Fondecyt; la colaboración Universidad-Empresa mediante los concursos Fondef e Innova, además de la creación de consorcios y centros de excelencia (de Iniciativa Científica Milenio; Anillos, Fondap y «Proyectos Basales» de Conicyt).

Pero ¿Cómo impulsar innovación en nuevos productos y procesos en las empresas, en donde hay poca investigación y desarrollo (I+D) y menos investigadores? ¿Cómo integrar la investigación que se hace en las universidades a la innovación? Estos son algunos de las preguntas que desafían al desarrollo.

Al finalizar su charla, Weintraub redondeó volviendo a la pregunta original ¿Puede ser Chile líder en innovación? Y su respuesta es «Sí, en algunas áreas podemos ser líderes en innovación», para lo cual debe haber una mezcla de «picking the winners» y libertad (la idea de la selección o no de áreas prioritarias), además de apoyarse grupos de excelencia a largo plazo y buscar innovación en empresas. «Hay una buena derivada, pero falta el quiebre».

(Fuente: Comunicaciones ISCI – U. de Chile)

Santiago, 2 de mayo de 2012