El Presidente del Consejo Nacional de Innovación, Fernando Flores, participó en la «Cumbre Latinoamericana de Innovación», ocasión en la que se refirió a las orientaciones estratégicas emanadas del CNIC.

El encuentro, organizado por el Ministerio de Economía junto a Imagina Chile en el marco del «Año de la Innovación», tuvo como principal objetivo sacar adelante una agenda regional de innovación, y contó con la participación de John Kao, fundador del Instituto para la Innovación a Gran Escala y líder mundial en la materia, además de destacadas autoridades regionales.

En la ocasión, el Presidente del Consejo Nacional de Innovación se refirió al informe «Orientaciones Estrtégicas para la Innovación. Surfeando hacia el futuro: Chile en el horizonte 2025», recientemente publicado por el CNIC. Al respecto, Flores destacó que lo primero que se planteó en el Consejo al momento de pensar el fenómeno de la innovación, es que el cambio histórico que vive el mundo se aceleró, por lo cual plantearse hacer una planificación estratégia en estas materias resulta inviable.

En este sentido, destacó que el informe que el CNIC entregará al Presidente Sebastián Piñera está compuesto de dos bloques distintos. El primero es el que invita a pensar la «era de la innovación», mientras que el segundo plantea algunas orientaciones estratégicas para Chile. Todos esto mirando a dos horizontes temporales, 2025 y 2050, lo que permite abordar cuatro grandes temas que se vislumbran como esenciales para crear el futuro: el Desafío Planetario de la Viabilidad, una Redefinición sobre la Vida y la Muerte, la Emergencia de un nuevo modo de ser y, la Exigencia de una Nueva Educación.

Además, enfatizó la necesidad de abordar el fenómeno de la innovación desde el valor de las «conversaciones que crean futuro», considerando que una de las principales que se debería generar en el país es el «amor por los chilenos del 2050», más aún considerando que en el país se piensa mucho en el corto plazo, lo que impide tener conversaciones realmente innovadoras.

Finalmente, señaló que la segunda parte del documento plantea algunas orientaciones estratégicas para Chile en tres espacios de preocupación: energía, nueva biología y, educación. Además, destacó la importancia de observar las «avalanchas» que se avisoran en éstas materias, entendiendo las avalanchas como «lo chico que puede desplazar a lo grande, basado no en poderes políticos ni económicos, sino que en poderes de usuarios, de consumidores, en poderes de los beneficios que le traen a la gente”.

Santiago, 8 de agosto de 2013