Tras la publicación del nuevo marco de orientaciones estratégicas para la innovación, el Consejo Nacional de Innovación para la Competitividad (CNIC), con el apoyo de Red Universitaria Nacional (REUNA), sostuvo un diálogo con universidades del país respecto de los desafíos de la Educación Superior.

La actividad se enmarca en una nueva etapa de trabajo del CNIC marcada por la apertura de nuevos espacios de conversación con la sociedad en torno a temas como la Educación, el aprovechamiento de Laboratorios Naturales de Chile, Energía, Nueva Ingeniería, Indicadores para la Innovación, entre otros.

La cita fue liderada por el presidente saliente del CNIC, Fernando Flores, quién en compañía de la Secretaria Ejecutiva del Consejo, Katherine Villarroel, y la Directora Ejecutiva de REUNA, Paola Arellano, sostuvo un diálogo con representantes de las universidades De Tarapacá, Arturo Prat, De Antofagasta, De La Serena, Metropolitana de Ciencias de la Educación, De La Frontera, Austral de Chile y De Los Lagos, además de una universidad extranjera, la Universidad Católica de El Salvador.

En la ocasión, Flores planteó su preocupación por el escaso interés que existe en la sociedad chilena frente a estos temas, más aún considerando que éstos resultan decisivos para el desarrollo futuro del país. En este sentido, llamó a los representantes de las universidades a hacerse cargo de una formación para los nuevos tiempos, aceptando que los cambios que se avizoran en estas materias son globales y que Chile no puede estar al margen de ellos.

Señaló, además, que «este no es un problema curricular de la formación de docentes, sino que pasa porque las universidades tomen la iniciativa para experimentar e investigar cómo se generan y que oportunidades traen este tipo de transformaciones, más aún considerando que el currículo igual va a cambiar porque las herramientas disponibles para la formación van a cambiar, y eso ya está sucediendo».

Finalmente, los representantes de las universidades abordaron el rol que deberán asumir las escuelas de ingenierías en este proceso, considerando el valor que éstas representan para la sociedad. Al respecto, Flores señaló que una reforma a la enseñanza de la ingeniería es de la mayor importancia para el futuro del país, más aún considerando la necesidad de incorporar elementos que hasta el momento han estado ajenos de este proceso, como el asumir el desarrollo de tecnologías como un bien político social, o el incorporar el diseño como un elemento central de la formación de ingenieros innovadores y emprendedores.

Santiago, 11 de octubre de 2013