CREACIÓN DEL MINISTERIO DE CIENCIA Y TECNOLOGÍA

Palabras a la Prensa de S.E. la Presidenta de la República tras reunión
con el CNID y anuncio de Ministerio de Ciencia y Tecnología
Palacio de La Moneda, 18 de enero 2016

Hoy he tenido una reunión de trabajo muy provechosa con los integrantes del Consejo Nacional de Innovación para el Desarrollo, presidido por Gonzalo Rivas. El Consejo tiene la importantísima misión de identificar los desafíos y oportunidades para el desarrollo de Chile que pueden ser abordadas mediante el conocimiento, la innovación y la competitividad. Ellos me han mostrado los avances realizados durante el 2015 y las tareas futuras que abordarán.

He podido ver con mucha satisfacción que el Consejo de Innovación se ha constituido en un espacio abierto y plural donde juntos el sector público, el sector privado y la sociedad civil trazan líneas y definen propuestas concretas para que el país avance en el desarrollo sustentado en la innovación. Y esta cooperación se ha traducido en estrategias concretas, como en el caso de los puertos y logística o el de una minería basada en conocimiento de punta.

Al mismo tiempo, el Consejo está avanzando para hacer de la innovación no sólo una actividad de círculos especializados, sino una cultura presente en todas las actividades.

¿Por qué me ha parecido tan importante darles a conocer esta actividad de hoy? Porque estamos ante un desafío mayor e impostergable, y la innovación para el desarrollo es la mejor palanca para enfrentarlo.

Ustedes saben que el superciclo de las materias primas está en su fin. Él le permitió a Chile hacer grandes avances tanto económicos como sociales. Pero ahora ya no podemos apostar sólo a los recursos naturales. Tanto porque sus precios se mantendrán deprimidos aún por un buen tiempo, como porque el crecimiento económico de un país que está a las puertas del desarrollo, para ser fuerte y estable, debe basarse en la creación de valor a través de la aplicación de conocimiento e inteligencia.

Así de claro: si Chile no amplía su capacidad de creación de conocimiento, de desarrollo tecnológico y de innovación productiva y social, podrá tal vez mantener su nivel, pero no será un país plenamente desarrollado y un socio competitivo de los países líderes del mundo globalizado.

Estamos atravesando un período de importante desaceleración económica, y lo urgente es reactivar el crecimiento y asegurar el empleo y el bienestar social. Y eso estamos haciendo.

Pero no podemos descuidar los desafíos fundamentales: sentar las bases de una economía más competitiva y de una sociedad más moderna. Por eso estamos dando también impulso a las tareas de largo plazo de aumentar nuestra productividad, de hacer más eficientes y transparentes nuestras instituciones y de aumentar la calidad y equidad de las capacidades de los chilenos y chilenas.

Creemos que ha llegado la hora de dar un nuevo paso en la dirección de la sociedad del futuro. Necesitamos darle más importancia a la creación de conocimiento mediante las ciencias y las humanidades y el desarrollo de las soluciones tecnológicas e innovadoras. Y eso supone una institucionalidad dinámica y eficiente que coordine los recursos disponibles y represente adecuadamente las necesidades del sector.

Como país hemos hecho esfuerzos muy significativos para apoyar, desde el Estado, el desarrollo del sistema de Ciencia, Tecnología e Innovación. De hecho, el presupuesto dedicado a esta área se ha más que duplicado en los últimos 10 años, alcanzando hoy a casi 1.000 millones de dólares.

Pero sabemos que esto no es suficiente y que debemos dar un paso adelante que haga una diferencia real.

Esta mañana quiero anunciarles que hemos tomado la decisión de crear el Ministerio de Ciencia y Tecnología dentro de este período de Gobierno. Lo comprometimos con el país y le pedimos a una Comisión Asesora que nos presentara una propuesta viable. Hemos estudiado el informe y es posible avanzar en esta dirección.

El diseño de este nuevo Ministerio, que utilizará como insumo fundamental las propuestas de la Comisión Presidencial de Ciencia para el Desarrollo de Chile, estará a cargo de los ministerios de Educación, Economía y Hacienda, bajo la coordinación de la Secretaría General de la Presidencia y con el apoyo de Consejo de Innovación para el Desarrollo.

Y esto tiene plazos concretos. Vamos a enviar al Congreso, a más tardar en agosto de este año, un proyecto de ley que crea un nuevo Ministerio de Ciencia y Tecnología.

Esperamos que, en septiembre de 2017, al inicio de la discusión del Presupuesto de la Nación de 2018, podamos tener ya este nuevo ministerio en funciones y que sea el nuevo ministro el que pueda discutir y acordar los compromisos de financiamiento que nos permitan avanzar hacia un modelo de desarrollo basado en el conocimiento.

Este nuevo Ministerio tendrá como tarea fundamental la definición de una política que permita, en lo esencial: (a) fortalecer y ampliar las capacidades de investigación, de desarrollo e innovación tecnológica; (b) orientar y apoyar la formación de investigadores y procurar su adecuada inserción en el sistema, tanto en la academia y en el Estado como en el sector productivo; y (c) vincular de manera cada vez más estrecha el quehacer científico-tecnológico e innovativo con las preocupaciones de nuestra sociedad, definiendo focos de acción y áreas prioritarias en función de nuestros desafíos y oportunidades, tanto nacionales como regionales.

Pero no vamos a esperar a que el nuevo Ministerio se ponga en marcha para comenzar con los cambios que Chile requiere de manera urgente. Debemos preparar el terreno para que esta nueva institución rinda todos sus frutos con acciones muy concretas que se financiarán mediante un uso más eficiente de los recursos actuales del sistema y con reasignaciones presupuestarias.

1. En primer lugar, vamos a diseñar e implementar desde este mismo año un plan orientado a fortalecer las capacidades de gestión y planificación de CONICYT y a contar, en el más breve plazo, con instrumentos más modernos, flexibles y eficientes para el fomento de la investigación científica y el desarrollo tecnológico.

2. Porque sabemos que es necesario aumentar la coordinación de las distintas instituciones involucradas en la ciencia, tecnología e innovación, vamos a desarrollar una plataforma y un sistema de información integral, coordinada inicialmente por el Ministerio de Economía y compartida con las distintas agencias del sistema, que permita facilitar la postulación, seguimiento y evaluación de los diversos instrumentos y proyectos apoyados.

3. Vamos a definir una Política Nacional de Centros de Investigación, desarrollo tecnológico e Innovación que nos permita avanzar en dar forma coherente al actual mapa de centros, consolidar capacidades de investigación en áreas relevantes para nuestro desarrollo y contribuir a la inserción de jóvenes investigadores. Y vamos a comenzar este mismo año con un plan para mejorar la infraestructura de estos centros promoviendo acuerdos con los Gobiernos Regionales y con el Ministerio de Bienes Nacionales.

4. Vamos a discutir y proponer una nueva Política de Formación de Investigadores y Profesionales Altamente Calificados que ponga especial foco en las áreas prioritarias de desarrollo económico y social del país y que integre las acciones necesarias para facilitar la inserción posterior de estos profesionales en los ámbitos académico, empresarial y también en el Estado.

5. Implementaremos, con el apoyo del Consejo de Innovación para el Desarrollo y el trabajo conjunto del Programa Explora de CONICYT y los ministerios de Educación y Economía, un programa piloto en regiones que integra la ciencia, la tecnología y la innovación a la cultura nacional, acercándola a las escuelas y a la comunidad.

6. Finalmente, la promoción de la Ciencia, la tecnología y la innovación no se agotan en las tareas de un solo ministerio. Esta es una tarea multisectorial. Por eso intensificaremos el trabajo del Comité de Ministros de Innovación. A más tardar en septiembre de cada año este presentará un Plan Anual de la Ciencia, Tecnología e Innovación. En este plan se definirá, en función de objetivos para el período, prioridades de política y acciones a desarrollar en la materia para cada año por las distintas agencias involucradas.

Esto que hoy anuncio es una muy buena noticia, porque es un anhelo largamente esperado y porque Chile lo necesita.

Estamos haciendo un esfuerzo muy importante, porque los recursos fiscales están muy restringidos y debemos ser responsables. Sabemos que para acercarnos en este ámbito a los países desarrollados se requieren grandes inversiones, que hoy el país no está en condiciones de hacer. Por eso debemos valorar en toda su dimensión este primer paso, que significará sin duda un impulso decisivo para construir las condiciones que nos permitan gradualmente aumentar nuestras capacidades en ciencia, tecnología e innovación.

El progreso científico y tecnológico en Chile se ha hecho a base de mucho esfuerzo. Esta vez no será la excepción. Pido de todos un fuerte compromiso para que esta nueva fase que hoy iniciamos se traduzca en un nuevo impulso al desarrollo.

Muchas gracias.