Valparaíso, 25 de octubre de 2016

Con la misión de construir una máquina de Goldberg, el martes 25, se desarrolló la Primera Pichanga de Clubes Tecnológicos, instancia de explosión creativa y cooperativa, donde los participantes de los diferentes clubes (Araucanía, Santiago y Valparaíso) se reunieron para avanzar en la consolidación de su trabajo colaborativo.

Durante la jornada, cerca de cincuenta jóvenes se reunieron en el MakerSpace de la P.U. Católica de Valparaíso, consolidando vínculos, intercambiando experiencias y generando conocimiento colectivo para ir avanzando en los desafíos propuestos para este semestre.

Para el desarrollo de la máquina de Goldberg, cada uno de los clubes debió cumplir ciertos requisitos tecnológicos, como contener cuatro elementos (agua, fuego, aire y tierra) y que una de sus partes fuese activada por sensores programados con Arduino.

Durante el día se pudo apreciar los distintos enfoques metodológicos que se han propuesto en el proyecto Red de Clubes: aprendizaje basado en proyectos, aprender construyendo, iteración y trabajo colaborativo, entre otros, siendo aplicados de manera autónoma por los miembros, que plasmaron toda su energía en sacar adelante una máquina funcional.

Red de Clubes

Esta jornada se inserta en el programa piloto impulsado desde del Consejo, con el apoyo del programa Enlaces, Costa Digital (PUCV) y la Fundación Araucanía Aprende, de nuevas metodologías y estrategias para la apropiación de la ciencia y la tecnología de estudiantes de enseñanza media.

En esta etapa, se han organizado cuatro clubes tecnológicos: en Santiago, convoca a jóvenes del Centro Semicerrado de La Cisterna; en Cholchol, a estudiantes del Liceo James Mundell; en Temuco a jóvenes dl Liceo Comercial de Desarrollo; en Valparaíso, a alumnas del Liceo República de Colombia.