Santiago, 8 de mayo de 2017

Académicos de la Universidad Federico Santa María, Católica del Norte, Austral de Valdivia, Universidad de Talca, de Concepción, entre muchos otros, pudieron participar y opinar sobre la propuesta de innovación que el 18 de mayo el CNID presentará a la Presidenta Michelle Bachelet.

En el marco de una sesión del Consejo de Vicerrectores, el mundo académico oyó con atención el diagnóstico del presidente del CNID, Gonzalo Rivas, y las cinco medidas que serán propuestas para fomentar la innovación y el desarrollo sustentable.

En el encuentro, los participantes se mostraron muy interesados y pidieron realzar la importancia de las regiones en cualquier proceso nacional que pretenda aumentar los niveles de desarrollo del país. El vicerrector de Investigación, Desarrollo e Innovación de la Universidad de Santiago, Dr. Claudio Martínez Fernández, destacó el trabajo realizado: “Las medidas son bienvenidas y buenas, pero hay que resguardar que puedan realmente cumplir su objetivo, que es que los elementos contenidos en ciencia, tecnología e innovación impacten positivamente en el desarrollo del país y nos lleven hacia un desarrollo efectivo”, opinó. También apuntó con firmeza a la necesidad de que la comunidad universitaria esté más presente y tenga más espacio en los desafíos nacionales de innovación.

En esa misma línea, Flavio Salazar, vicerrector de Investigación y Desarrollo de la Universidad de Chile, solicitó que se propiciaran más instancias de participación para profundizar el conocimiento de los vicerrectores con respecto a las propuestas. “No hay que cometer el error de quedarse en pequeños grupos. Eso hace que las ideas tengan menos fuerza a la hora de presentarlas a la comunidad científica. Es necesario seguir dialogando e incorporar las propuestas del mundo de la ciencia”.

Por parte de la Universidad Austral, su director de Investigación y Desarrollo, Hans Richter, valoró dos medidas en particular: la posibilidad de que las empresas puedan reunirse para pagar una tasa que financie el I+D+i, y el que los ministerios puedan destinar un porcentaje de su presupuesto a esos mismos fines.

Finalmente, los representantes de las universidades ofrecieron su colaboración para entablar mesas de trabajo que ayuden a concretar las medidas e incorporar al mundo académico a estas trascendentes resoluciones.