En el marco de su misión de contribuir al futuro de Chile, el Consejo Nacional de Innovación para el Desarrollo (CNID) está potenciando la función de anticipación, identificando y analizando tendencias y fenómenos de cambio que permitan comprender y diseñar posibilidades para el país, basadas en la contribución de las ciencias, las tecnologías y la innovación.

En este contexto, Jaime Álvarez Gerding, encargado del área de Anticipación del CNID, en diciembre de 2017 realizó una gira que le permitió reunirse con especialistas de tres centros que están impulsando proyectos de vanguardia mundial en estas materias.

El primero de estos encuentros fue con el investigador Riel Miller de la Unesco, en París, Francia, organización que está liderando el desarrollo de marcos conceptuales que den cuenta de la complejidad de los futuros emergentes, particularmente de aquellos que no pueden ser proyectados a partir de las lógicas actuales. Luego se reunión con Warren Hatch, de Good Judgement Project, en Nueva York, EE.UU., organización que ha puesto en práctica los elementos clave del profesor Philip Tetlock, plasmados en su libro Superforecasting. “Esto les ha permitido elevar el estándar de las predicciones en una gran diversidad de situaciones” explica Jaime Álvarez Gerding.

La gira finalizó con una conversación con Pedro Arboleda, que trabaja en Deloitte (ex Monitor Group), en Boston, EE.UU., entidad que está impulsando la aplicación de inteligencia artificial a la planificación de escenarios y está desarrollando nuevos enfoques a partir de estas posibilidades.

Como resultado de dichas reuniones, el CNID ya está elaborando acuerdos de trabajo con la Unesco y con Good Judgement Project para adaptar e incorporar sus marcos conceptuales y prácticas al quehacer del Consejo. En la misma línea, se están programando actividades concretas durante 2018 que permitan entrenar a equipos multidisciplinarios, tanto internos como externos al CNID. “Nos dimos cuenta de que nuestra mirada es coherente con lo que se está trabajando en otros lugares del mundo, y que nuestro enfoque les hace sentido a centros que son considerados de vanguardia en estas materias. Es importante constatar que podemos hacer una contribución en uno de los aspectos más relevantes para las sociedades del siglo XXI: aprender a lidiar con la complejidad y la incertidumbre que ya son reconocidas como parte inevitable de un mundo en cambio acelerado”, concluye Jaime Álvarez Gerding.